Limonero Miami Platja - Restaurante y Opiniones


No arriesgan, pero no fallan

Ver

Información práctica

Reseña del restaurante

Limonero es un restaurante de ubicación privilegiada, en el paseo marítimo de Playa Cristal en Miami Platja (Mont-Roig del Camp), que ofrece tapeo y comida mediterránea en un escenario moderno y relajante.

El local

A primera vista me sorprendió la arquitectura del local, pues desde fuera parece otra de las casas/torre de veraneo que se encuentran a su lado. Y en efecto en su día lo fue, segunda residencia que quedaría huérfana con la llegada de la crisis. O por mil y una otras razones! La cuestión es que después de estar cerrada durante años, abrió sus puertas reconvertida en heladería, aunque finalmente el destino quiso que en 2015 renaciera como Limonero. ¡Y que dure por favor!

El local consta de dos plantas de comedor muy luminosas, gracias a las ventanas que las rodean. En las salas, muy bien decoradas, predominan el blanco, los objetos de mimbre (lámparas y tiestos) y el verde de numerosas plantas, que en su conjunto, crean una agradable sensación de amplitud y tranquilidad.

El lugar cuenta con una amplia terraza descubierta, con vistas al paseo y al mar, donde encontramos un pequeño limonero en un rincón. Suponemos que de ahí le vino la inspiración a la mente pensante que bautizó el local, pero oye, por qué buscarle los tres pies al gato! Nombre obvio y fácil de recordar! Quizá hay una preciosa historia detrás, pero no fui lo suficientemente curiosa como para preguntar.

Comimos en el interior de la planta baja, no por gusto, sinó porque aunque estuviéramos a las puertas de mayo tuvimos la mala suerte de pillar un día nublado, de viento y lluvia que no nos dejó disfrutar de su terraza con vistas.

La comida

Nada más aposentarnos nos trajeron unas aceitunas picantes y unos picos con alioli para ir haciendo boca. Es un detalle que al restaurante no le cuesta nada y es de mucho agradecer. ¡Un punto para el Limonero!

Su carta, variada pero breve, facilita la elección a los indecisos. Encontramos entrantes, carnes al horno de brasa, pescados, pizzas y postres. No estamos hablando de cocina de autor, pero tampoco hablamos de las típicas tapas fritanga. Sus tapas son elaboradas, con buena materia prima y agradables a la vista. No encontramos nada novedoso, es decir, en pleno siglo XXI y con tanta oferta gastronómica ya no sorprende encontrar un pulpo a la brasa, un tataki o un tartar en la carta, pero hay que decir que lo que hacen, lo hacen bien. Le dedican especial atención al emplatado, cosa que salta a la vista y hace que el plato te entre por los ojos ya desde el principio.

Os dejo con nuestra elección. De primero compartimos una Burrata con dos tipos de tomate, hoja de roble y aguacate y unos Mejillones al horno de brasa con su picada (10.50€):

De segundo un Pulpo a la brasa con crema de patata y ajo (16.50€). Un regalo tanto para la vista como el paladar.

Y un Tataki de salmón con mahonesa de wasabi y berenjena (14€) que estaba realmente bueno. Mi favorito diría.

"Perro Verde" fue quién nos acompañó a lo largo de la comida. Un verdejo D.O. Rueda que ya conocíamos y que nunca nos falla.

Los postres, también tenemos los clásicos del siglo XXI, pero que como el "Perro Verde", nunca fallan. Tiramisú casero (4.50€):

Coulant de chocolate con helado de vainilla y crujiente de Oreo (5.50€). Suponemos que no era casero, pero estaba perfectamente calentado:

Destacable su menú diario de unos 15€, que cambia semanalmente y que podéis consultar en su página de Facebook. No hemos tenido ocasión de probarlo, pero visto lo visto, es de excelente relación calidad-precio.

El servicio

Cuentan con un personal joven y agradable, que estuvo muy correcto en todos los aspectos. Nos atendieron deprisa, no hubo esperas entre platos, resolvieron dudas, de trato cordial y profesional.

El precio

En total, la comida para dos personas nos costó 64.00€ ($78):

  • 1 Burrata
  • 1 Mejillones al horno de brasa con su picada
  • 1 Pulpo a la brasa con crema de patata y ajo
  • 1 Tataki de salmón con mahonesa de wasabi y berenjena
  • 1 Botella de vino blanco "Perro Verde"
  • 1 Coulant de chocolate con helado de vainilla y crujiente de Oreo
  • 1 Tiramisú clásico
  • 2 Cortados

Nuestra opinión

Lo mejor...
Sinceramente, esta vez no puedo quedarme con una sola cosa. La ubicación es genial, el local es chulo, la comida deliciosa. Pero si queréis me mojo y me quedo con el Tataki de Salmón!

A mejorar...
Desde el corazón no puedo ponerle pegas a nada. Simplemente decirles que sigan por este camino porque van a llegar muy lejos!

Ubicación

Comparte este post

Quizás podría interesarte...

Sobre mí


Txell

¡Hola! Soy Txell, viajera a tiempo parcial y amante del buen comer a jornada completa, y quiero compartir contigo mis experiencias a través de guías de viaje y reseñas de restaurantes.